€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Kender

Msn: kender_sps@hotmail.com
Mail: kender_sps@hotmail.com


Otros pjs:
Ghyro, Torvin, Ghootar

Habilidades:
El que empezó siendo un mago pakotilla, ahora sigue siendo un mago pakotilla aunque lanza hechizos mas poderosos... incontrolados por supuesto..
Mi nombre es Ghyro, me crié en una granja apartada de toda civilización, cuidando y domando animales, mis padres me trataban como a un esclavo, mis únicos amigos eran mis mansas mascotas, no había salido nunca de los alrededores y no conocía a nadie aparte de mis padres y un señor que venia a comprar de vez en cuando.

Un día, tendría yo unos 13 inviernos, una visita sorpresa hizo que cambiase mi vida. Al principio pensé que se trataba de un chico de mi edad, según pude escuchar, el "chico" venia de paso, y preguntaba sobre el lugar y los alrededores... mi padre lo echó a patadas y lo amenazó de muerte si volvía por sus tierras...

Al día siguiente, mientras domaba a un conejo, escuche un silbido, se trataba otra vez del chico extraño... al parecer no le gustaba la soledad de nuestras tierras, y no tenia miedo de la amenaza de mi padre, pues estuvo visitando todos los días la granja... a escondidas de mi familia. Yo estaba contento de tener un nuevo amigo, Torvin era su nombre, resulto no ser un chico, sino un Kender, una raza de gente pequeña que habita muy muy lejos de la granja.

Me contaba historias fascinantes mientras me acompañaba a domar animales, siempre atento por si se acercaba mi padre... Las historias de sus viajes eran las que mas me gustaba. El me enseñó a pasar inadvertido, esconderme para no asustar a los animales, poco a poco también me enseño a leer y escribir, incluso a leer los mapas que siempre llevaba en sus bolsitas… Nos hicimos grandes amigos, le prometí que huiríamos juntos llegado el momento…

Una mañana, mientras leíamos un libro que yo había tomado prestado de mi casa, escuchamos unos pasos, la voz de mi padre me llamaba. Pensando que nos habían pillado nos escondimos, cada uno en un sitio diferente. Mientras pensaba como devolvería el libro sin que se enterasen, escuche a mi padre hablar…

- TU!!!!!!! Maldito kender!! Te dije que no volvieses por aquí!!

- Lo siento, Sabes que llegara el momento, de nada te servirá seguir escondiendo su pasado, el tiene que saber…

- No, este es el castigo por lo que su padre me hizo. Jure arruinar la vida de su descendencia y así lo haré. - sin mediar palabra, y pillando por sorpresa a Torvin, le asestó un hachazo en el hombro, derribándole allí mismo…

-Nooo!! Salí de mi escondite dispuesto a atacar a mi supuesto padre, pero no tenia la suficiente experiencia, él me agarró por el cuello y me encerró en un cuarto, sin luz, sin agua ni comida, mi única compañía eran un montón de trastos viejos y algún que otro ratón.

Fue allí, al tercer día de encierro, donde se me apareció la imagen, al principio solo pude ver una luz muy intensa que me dañaba los ojos, pero poco a poco lo vi, era un Burrito dorado, su aura luminosa me inundó de paz, deje de sentir hambre, sed, miedo, me sentía totalmente nuevo, una voz entro en mi mente…

- Hola Ghyro, ¿como te encuentras? - no dejo que le respondiera, era como si supiese todo sobre mi.

- Tu estancia aquí se ha terminado, ya ha llegado la hora de que afrontes tu destino, es hora de juntaros a todos para limpiar al mundo de la maldad que esta por venir... No tenemos mucho tiempo, deberás reunirlos lo antes posible.... al mismo tiempo estudiaras las artes de la magia.... aprende y enseña.... prepárate....

-- Pero....

De repente todo volvió a la oscuridad......


Cuando desperté estaba tendido en el suelo, detrás de unos barriles, en un callejón. Todo era real, en mi costado colgaba un zurrón, con unas bolsitas de ingredientes, un libro en blanco y unas monedas... ¿de donde había salido todo aquello?

Al salir del callejón, descubrí que estaba en una céntrica ciudad, nunca había visto tanta gente, me encontraba en la puerta de una posada, Torvin me había contado lo suficiente como para identificarlas. Era la ciudad de Britain, y aquella posada fue mi hogar durante muchas lunas. Encontré un trabajo de leñador, que me permitía pagar a un maestro mago sus enseñanzas. Me había dado a conocer como Kender, en honor a mi amigo, y por olvidar mi pasado…

El tiempo fue pasando, y en aquella bonita ciudad fui haciendo amigos, Evangelion, Phantom, Beleg, Tjusy... aunque en mi interior sabia que no eran las personas que tenia que reunir…

Un día, vi a unos guerreros entrenando, y un aura de nobleza cubría a uno de ellos, se trataba de Korvan, él debió notar algo parecido en mí, pues se acerco y me pregunto...
¿Cuando reunirás al clan?, Avísame, estaré preparado.

Así, poco a poco fui conociendo al grupo, era fácil identificarlos, Sheera, Fausma, Eteluis, Arestes, Beldevú, Ender, etc... Todos ellos iban apareciendo de forma parecida, teníamos un destino común.

Al tiempo, cuando ya teníamos nuestra base establecida, se me apareció de nuevo la imagen del Burrito Dorado.

- Ghyro... Kender, corren tiempos difíciles, el enemigo ataca de muchas maneras, infiltrara a sus espías en tus filas, atacara con una magia muy poderosa, que hará que vuestros músculos se ralenticen, se llevará a tu gente a otros mundos para evitar que puedan ayudarte aquí, pero has de ser fuerte, trata de mantener al Clan unido, pues los necesitaras a todos para la gran batalla que esta por venir.

- Toma mi imagen como símbolo, defiéndela, pues llegado el momento, adquiriré cuerpo a través de ella.

- Antes de irme, debes conocer la verdad sobre ti, tu padre, tu verdadero padre, Lord British, esta débil, su ejercito esta contaminado, no te pido que lo suplantes, pues no querrá reconocerte, pero si te pido que lo ayudes desde un punto neutral a traer el bien a Sosaria..

Acto seguido desapareció, dejándome con demasiadas incógnitas, y hasta la fecha sigo luchando por mantener Sosaria limpia de criminales.

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS