€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Nox

Msn: primernox@hotmail.com



Habilidades:
Un gran Arquero
...aquí pasa algo raro, recuerdo este lugar, pero esto no era así hace cinco minutos...

- ¿Eh?...Ah claro, no te veo, manifiestate - ¿ein? Anda ¿y este por donde ha venido? Me suena esa cara...que raro es todo esto

<¿Caballero podría ayudarme? No entiendo nada, que está pas...

- ¡An Corp! Levanta buen hombre -

- ...ando...¿Cómo? Coño claro, los asesinos, ejem. Disculpad mi lenguaje caballero, os agradezco vuestra ayuda, no me acostumbro a esta vida de aventurero, mmm bueno, vida...a eso...estoo...ya sabes...- Que bien lo estás llevando macho, ya no puede aguantar la risa...un momento, yo a este le conozco...

- Tranquilizaos, es normal – Sí sí, normal, pero no borras esa sonrisilla de tu cara – Vuestro nombre es Nox ¿Cierto? – Ala, si sabe como me llamo, ya decía yo que le conocía de algo. - Eehh...mi nombre...sí claro, me llamo Nox. Disculpadme pero ¿Nos hemos conocido anteriormente quizás? Por que...no recuerdo vuestro nombre...

- Soy Kender rey de los SPS, adoro al Burrito dorado, Él me adelantó tu llegada. Venid tenemos mucho de que hablar...


...lo recuerdo como el día de ayer. Por fin mis sueños de la infancia han cobrado sentido, Kender aparecía en ellos. Madre siempre les restó importancia, no entiendo el porqué, demasiado es lo que no entiendo sobre ella. Habría sido más fácil que nos contaras tu secreto, mi vida ha pasado viendo como huíamos de un enemigo inexistente. Algo me escondía, eso está claro, y tiene que ver con sus “salidas nocturnas”, no es normal que una cazadora se levante en medio de la noche, se ciña una kryss a la cintura y desaparezca en la oscuridad a lomos de su montura. Sólo esa noche de tantas conseguí seguir su rastro; un claro en el bosque, una de las muchas ruinas de años pasados de este mundo, allí estaba mi madre, acompañada de un caballero de capa y espada enfundado en su armadura.
Recuerdo los destellos de la espada, y esa forma orgullosa de mostrar su escudo de heraldo, con una especie de serpiente blanca grabada en su parte exterior, signo desconocido para mi entonces, ya que vivíamos apartados del resto del mundo en la medida de lo posible. La curiosidad siempre me ha embaucado con facilidad, tenía que saber de que estaban hablando, pero algo pasó cuando intenté acercarme, no recuerdo si fue una rama, un ave asustada quizás, fuera lo que fuera me delató. Rápidamente el caballero se adelantó unos pasos hacia mi escondite abortando la conversación, mientras madre sacaba su arco y apuntaba en la misma dirección quedando detrás del caballero. En un acto reflejo me agazapé detrás del árbol más cercano y me quedé allí muerto de miedo, hasta que oí como se alejaban galopando.

¿Qué secretos eran tan importantes para abandonar a tu hijo? Imposible que fuera por nuestra pobreza, nunca nos quejamos de ello, solo los secretos ensombrecían las tardes que pasaste enseñándome el arte del arquero, esos secretos por los que nunca dejaste que empuñara la kryss que tan bien sabías usar. Algún día los descubriré, entonces sabré el significado de estas palabras que no puedo dejar de leer...lo único que me dejaste, lo único que conservo de ti:

"Hijo mío, ha llegado la hora de separarnos, nuestros destinos están ya marcados, y por ahora no siguen el mismo camino. Tienes que saber que tus sueños son reveladores de la vida que te espera, no me culpes por mentirte, algún día conocerás los motivos de lo que hago y espero que ese día logres perdonarme.
Algún día volveremos a encontrarnos, ahora tienes que aprender lo que no sabes ya por tus propios medios, y prepararte para afrontar tu destino. Sólo recuerda lo que te he enseñado, el honor y la nobleza que he...

- ¡Nox!

... intentado inculcarte durante todos estos años, y todo te ira bien... Espera ¿Ese era Legolas?

- ¡¡NOOX VAMOOOS!!

...Deja su corazón contigo, tu madre... Juas, ese es Chema, no me acostumbro al nuevo nombre, por lo menos no soy el único que tiene secretos.

- ¿Qué? Ah sí, perdona Ricardo hermano, estaba absorto...

- Venga pues prepara tu arco, los demás esperan fuera, vamos de caza.

- Que bueno – Me servirá para olvidarme un rato de todo esto - ¿A dónde vamos hoy?

- ¡Vamos a morir hermano! ¡Que el dios Burro nos proteja! Jajajaj

...bien, aquí están los demás, mi nueva familia, con ellos alcanzaré por fin mi destino, estoy seguro.

Honor, valentía y nobleza, fueron las virtudes que me enseño mi madre, no la defraudare, me enfrentaré a la muerte con ellas al lado de mis compañeros. Ojalá algún día se vuelvan a cruzar nuestros caminos, Madre, hasta entonces moriré por los SPS.

Vas Rel Por



....Paso largo tiempo....

DE VUELTA A LOS ORIGENES

Abrió el libro. Se concentró. Lentamente, recorrió el carácter inscrito en él rozándolo con sus dedos, como pintando la estela dorada por la que ahora aparecía rodeado. Sin dejar escapar la imagen del carácter de su mente, cerró sus párpados y alzó sus brazos, dejando que la energía fluyera por ellos. Las palabras surgían de su mente al compás del movimiento, canalizando la energía hacia el carácter que representa a la runa. Cuando desapareció de Jhelom, todavía resonaban las palabras en el viento, dejando el tintineo único y característico de la magia de Sosaria.

Su casa, lo que solía ver cuando volvía a pisar tierra, no estaba allí. La primera idea que pasó por su mente fue que se equivocó de runa, sin embargo, al girar la cabeza a la izquierda, vio la nueva torre de Drako, y alrededor de ella el resto de casas de sus compañeros de clan. Era el sitio correcto, la runa correcta, todo correcto...

- Entonces ¿Por qué no está la casa aquí? – Se puso a pensar - Un momento ¿Me acordé de pagar los impuestos antes de salir? - Desde que se implantaron los impuestos sobre las casas, había tenido la certeza de que le iba a pasar algún día no muy lejano.

Habían pasado dos meses desde que nox había empezado a estar ausente más de lo normal, con el tiempo había aumentado la frecuencia y la duración de las ausencias. Ausencias, viajes, recuerdos, todos concurrían y eran causados por un creciente sentimiento de nostalgia, confundido con una necesidad, realmente imperiosa, de internarse en los bosques y las selvas, de mezclarse con la fauna de toda Sosaria y disfrutar de la vida del nómada. No podía tratar a aquella construcción como su hogar, realmente, ni siquiera la podía tratar como su casa. En el último mes no había dormido mas de tres veces en ella, sólo pasaba por allí -además de para pagar los impuestos- si le hacía falta coger algo del cofre, para guardar algún libro ya leído, fueron más veces las que pasó por allí para acompañar a algún compañero de clan a casa, que para ir a la suya propia. El resultado fue el impago de los impuestos y la desaparición de la casa a manos de los implacables cobradores. Esto, que debería haber sido un desastre, fue sin embargo, el pequeño empujón que le hacía falta para percibir que esa necesidad que le atosigaba, y le incitaba a vivir en los bosques, no era más que la nostalgia que sentía hacia su madre, y añoranza de la vida que había llevado junto a ella. Cuando lo comprendió, un sentimiento de alivio recorrió su cuerpo, obligándole a soltar un ahogado suspiro.

Pudo adaptarse a las circunstancias cuando su madre se fue, pudo acostumbrarse a la vida sedentaria –sedentaria comparada con su antigua vida de cazador, claro- que conllevaba el formar parte del clan, al constante bullicio de las ciudades, a las continuas luchas que mancharon con la sangre de los hombres sus ideas y sus armas. "La vida no es igual ahora" No, no era igual, pero le resultaba imposible cambiar el fondo de su ser, demasiados años llevando un estilo de vida.

- Además ¿Quién me obliga a ser como el resto? ¿Quién dijo nunca que tenga que tener una casa y que tenga que pasar mi vida en la ciudad? – Pensó para sí mismo – Cierto que Jhelom me atrajo desde que la conocí por su sencillez, su tranquilidad, y la buena voluntad de sus gentes, pero no deja de ser una ciudad... un sitio donde puedes encontrarte a gente que no quieres encontrarte, donde el bullicio no deja sitio a los pensamientos... la mayoría de sus habitantes son incapaces de reconocerme, y yo tampoco soy capaz de reconocerlos a ellos. Entonces ¿Qué hago yo allí? Más ahora que he perdido casi todas mis pertenencias... uff ¿Cómo voy a seguir con mi entrenamiento?

Absorto en estos pensamientos, casi instintivamente, se separó de las ruinas infestadas por los no-muertos, ató el caballo al poste de una de las casas circundantes, y se tumbó a la sombra de un árbol que crece separado de sus congéneres, en medio del claro que se forma en la costa.

Con la certeza de que su presa no se había percatado de su posición, levantó lentamente el arco teniendo cuidado de no rozar el matorral detrás del cual estaba agazapado. Sabía que el ciervo le descubriría al levantarse para disparar, solo podía levantarse, apuntar lo más rápido posible y esperar que el ciervo no saliese corriendo a esconderse en la maleza, lo que significaría otro día de búsqueda sin descanso.

"Concéntrate Nox ¿Se ha movido? No. Sigue ahí pastando, no se va a mover de ahí en un rato. Mejor, memoriza su posición así tardarás menos en... " Un roce en su pierna abortó bruscamente sus pensamientos, y un acto reflejo enfocó el arco en esa dirección.

- Sshhh, aparta el arco hijo.

- Dios, madre que susto, no te he oído llegar ¿Qué haces? – Su madre le puso un dedo en la boca, y señaló después hacia el ciervo.

- Calla y mira... - Un cervatillo apareció de la maleza juntándose el ciervo hembra. Nox entendió rápidamente que era la cría del ciervo.

- Pero madre – Susurrando - ¿No me dijiste que nos íbamos? Necesitaremos provisiones para el viaje – La madre de nox levantó el brazo mostrando tres liebres y dos ratas gigantes atadas por las patas traseras, las trampas habían funcionado a la perfección.

- Escucha nox, mira ese cervatillo y su madre ¿No sientes compasión?

- Sí madre pero...

- Sshh, si matas ahora a la madre lo más seguro es que el cervatillo muera dentro de pocos días a manos de los lobos, o por inanición. Sin embargo, si dejas que ese sentimiento te inunde y te guíe, la próxima temporada, cuando pasemos por estas tierras otra vez, tendrás un espléndido ciervo que poder cazar, y obtendrás comida suficiente para varios días. Ahora simplemente, recréate en ese sentimiento.

Nox comprendió, giró la cabeza y se quedó mirando el espectáculo que la naturaleza le brindaba, dejando que ese sentimiento que momentos antes había apartado de su corazón sacando el arco y preparándose para abatir al ciervo, volviera a aparecer y a dirigir su voluntad.

- No hay honor, hijo, en abatir un contrincante débil. Si esperas ahora dejándote llevar por tu compasión, la próxima vez que pasemos por aquí encontrarás a un majestuoso ciervo, encontrarás un rival a tu altura que te hará frente hasta que alguno de los dos muera, somos cazadores, no asesinos.

Cambió el viento de dirección, y el cervatillo y su madre corrieron huyendo a la espesura, sin embargo, las palabras de su madre resonaban en la cabeza de nox sin descanso.

- Nox, despierta.

- ¿No sientes compasión?... no hay honor... majestuoso ciervo...

- ¿Qué estás diciendo? ¡Levanta hombre! – Xuacu zarandeaba a nox mientras le gritaba.

- ¿Eh? Qué... Hola Xuacu ¿Qué pasa? – Un incontrolado bostezo surgió de su boca mientras intentaba todavía acallar las voces de su sueño.

- ¿Dónde está tu casa nox?

- Oh sí... mi casa, pues ya ves que no está, los cobradores no perdonan una.

- ¿Qué pasa aquí? Nox ¿Y tu casa? – Daredevil apareció por allí montado en su oclock.

- ¿Qué pasa? Pues lo que tenía que pasar, nox no pagó los impuestos.

- Hay que ver que eres zopenco nox, you are homo.

- Ejem... déjate de coñas que no tengo casa, además estoy todavía demasiado dormido para responderte como es debido.

- Jaja, no te preocupes nox, mira, Ricardo me ha cedido una casa para que me haga cargo de ella y la organice como un albergue para los nuevos ¿Querrás ayudarme? – Mientras le hacía esta proposición, Xuacu extendió un brazo hacia nox, ayudándole a levantarse.

- Bueno, realmente, no es tan grave... me complace la idea Xuacu – Dos palabras no paraban de repetirse en su cabeza, honor, compasión.

- No te enfades nox era una broma. – Daredevil desmontó - Vamos, necesitarás dinero para empezar de nuevo.

- Dare... ¿Has visto a Ricardo?

- Hoy no ¿Porqué?

- Es hora de seguir el camino de las virtudes compañero, desde siempre me prepararon para ello, es mi destino.- Nox rebuscó en sus bolsillos, sacó la carta que su madre le había dejado como único recuerdo. "Menos mal que la llevo siempre encima... Madre... "

Los tres se dirigieron al albergue, nox absorto en la lectura de la carta, detrás de Daredevil y Xuacu que caminaban intercambiando murmullos de sorpresa, de interrogación, de compasión.


No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS