€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Aldaron

Msn: riperey@hotmail.com


Otros pjs:
Bombur, Tauron, etc

Habilidades:
habilidoso herrero, un gran mago, y un domador de fieras...
Mi nombre es Bombur Aldaron, el segundo de cinco hermanos caídos en desgracia.
No viene al caso contaros de mi pasada vida, pero os digo que en otras épocas y en otras tierras teníamos mis hermanos y yo títulos, soberbia y poder que fueron a la postre la raíz de nuestra perdición.

Mala cosa es desafiar la voluntad de un hechicero, más aun cuando es el más poderoso del reino, pero la juventud va de la mano con la imprudencia y raramente caemos en cuenta de ello, por causa de esto mis hermanos y yo caímos en este mundo, condenados a vivir por siempre, mas sin ser inmortales, cosa tal vez no tan mala sino fuera porque el destierro no fue nuestro único castigo. Una maldición pesa sobre nosotros, y aunque andamos los mismos caminos y el mismo sol nos alumbra no nos esta permitido reunirnos, de mi suerte y la del mayor (Feredir) os contare más adelante, pero de los otros tres aún no he tenido nuevas, ni buenas ni malas.

Al llegar a estas tierras me di cuenta que mi vida no seria fácil, me supe débil, torpe y con mi mente obnubilada como si un velo cubriera mi entendimiento.

Al poco de andar he decidido hacer de la herrería y la minería mi medio de vida, viendo que sin ser maestro, el oficio se me daba bastante bien, y poco a poco voy mejorando mis habilidades, la mayoría del tiempo la paso escarbando la tierra o fundiendo y forjando el producto de mi trabajo en la herrería pública de Moonglow, pero a veces a pesar de mi naturaleza pacífica y sin comprender la razón un estremecimiento recorre mi cuerpo, y siento en mis pies un ardor que solo puedo calmar corriendo por lo que tomo mi daga, y algunos alimentos y salgo a conocer este nuevo mundo y tener alguna aventura de la que con frecuencia debo regresar vestido de blanco invocando el único hechizo que conozco " Home Home Home"

Así he conocido lugares y ciudades distantes, como Britania, Yew, Papua, Minoc (salvaje lugar este pero rico en minerales al punto que la codicia me ha hecho morir mas de una vez en sus minas), Trinsic, Vesper, Magincia, y otros. Quedaran para mas adelante Delucia, Jhelom, Cove, Oello, Skara Bree, Nujeelm y los Dungeon de los que tanto he oído, aunque me temo que estos últimos entrañen peligros que no están a mi alcance.
Debo hacer un alto aquí para mencionar mi agradecimiento a las almas bondadosas que viéndonos nuevos en estas latitudes se han apiadado de mí y mi hermano, ayudándonos aún sin que lo pidiéramos, no puedo nombrarlos a todos aquí, porque seguramente me olvidaría de algunos y no quisiera cometer semejante descortesía para quien no la merece, solo os diré que han sido verdaderos Lores para con nosotros, algunos tenían el alma teñida de azur como el cielo del mediodía, pero otros la tenían del color de los Fuegos de Fire Dungeon, mas el corazon y la nobleza eran grandes en ambos.

Como os he dicho antes, a pesar de la maldición que nos aqueja, no pasa un día sin noticias del mayor, adonde voy aquí y allá a veces a los paseantes y vendedores del pueblo me cuentan sobre Feremir, y sus aventuras, o a veces minando me encuentro una avecilla o un conejo al que ha domado y le ha puesto su marca, se de sus intentos de tomar el cementerio, de los que sale siempre mal librado o huyendo, me he enterado incluso que días atrás fue al cementerio creyéndose bastante hombre para enfrentar los monstruos que allí viven y no solo corrió y salvo su vida de milagro, sino que un Liche Lord lo persiguió hasta las mismas puertas del Pueblo, se recargo con los regs que necesitaba para sus hechizos y salió a hacerle frente, la lucha fue dura, dos veces murió, y revivió para volver a enfrentarlo, y lo hubiera hecho una tercera si no es por un mago que viendo el triste espectáculo que estaba dando, se apiado de el y convirtiéndose en un temible demonio acabo con el Liche en un instante. Otro día dicen que vio pasar un Lord rodeado de muchos osos que parecían obedecer sus comandos, y como su aspiración es llegar a ser domador algún día, se equipo con los regs que tenia y salió en su búsqueda, encontrándolo en el cementerio, donde el hombre y sus animales entablaban fiera contienda con las malignas criaturas que allí habitan. Dicen que en un primer momento, asombrado contemplaba la batalla desde la reja, mas luego por comedido arriesgose a entrar hasta el cementerio mismo y por no saber mas que hacer, se dedico a castear Arch Protect, Arch Cure y Great Heal sobre aquel valiente y sus Bestias, y de tanto en tanto (habiendo obtenido previamente la autorización de aquel Bravo Caballero) hurgaba en los restos de los enemigos caídos, (al punto que un momento lo venció la codicia y de no ser por la intervención de los osos dos esqueletos habrían terminado allí con su aventura) salió de esta bien librado y algo menos pobre que antes, cansado pero feliz. Me cuentan incluso que el Noble caballero quiso pagarle, por la ayuda, a lo que se negó, en parte porque con lo recobrado de las criaturas yacientes estaba mas que bien pago, y en gran parte porque como cobrarle a quien se le debe la vida (Aquí debo aclarar que de haber sido yo el caballero Hubiera hecho de el Alimento de osos, porque estoy seguro que finalmente mi inconsciente hermano fue mas una carga que una ayuda).

He de terminar aquí mi relato, para no aburriros en demasía, mas he de pediros solo un favor mas estimados lectores, si veis por ahí a mi bien querido Feremir, decidle que su hermano Bombur se encuentra bien, y que no ceje en sus estudios de las Artes Arcanas y los animales. Que no se preocupe por el dinero para sus Regs y Scrolls, ya que su hermano Bombur sin ser rico hará lo posible por proveerlo. Así mismo si alguna vez cruzáis vuestro camino con alguno de los tres aún perdidos, decidles que sus hermanos los buscan con empeño, y añoran mucho su compania.

Que la suerte os sea favorable aventureros, y si os sirven las bendiciones de humilde aprendiz de Herrero, entonces que las mías os acompañen donde quiera que valláis.

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS