€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Tohuc Myrmenis

Msn: nacho.garcia@gmail.com
Mail: nacho.garcia@gmail.com


Otros pjs:
Taltos

Habilidades:
Magos, Guerrero y Domadora, una combinacion que solo puede llevar Aventuras
Tengo aun recuerdos de mi infancia, lejana, no en el tiempo pero si en sucesos, cuando no nos preocupaba nada mas que jugar en la plaza de la aldea, queriamos ser como los adultos, y cada uno de nosotros imitaba a alguien, Todavia pienso en ellos, en sus risas, Kunret el mas fuerte y grande de todos, era capaz de levantarnos a Casiopea y a mi y pasearnos a cuestas, Casiopea, siempre rodeada de animales, no se por que pero todos se acercaban a ella sin miedo. Y nosotros Ender y Tohuc, hermanastros, siempre cotilleando y jugando entre las pociones y libros antiguos de nuestro padre.

Los dias transcurrian tranquilos en el poblado, soliamos ver pasar a los guardias del castillo en sus salidas para vigilar las tierras de la comarca, jugabamos a imitarlos, nos bañabamos en el rio que pasaba por debajode la muralla... Aunque para nosotros los dias eran todos iguales y trancurrian felices, nuestros padres no pensaban igual y decidieron que era hora de que empezaramos a trabajar y ayudar en la aldea.

Tohuc y yo empezamos a ayudar a nuestro padre, un sencillo mago campesino que dedicaba sus dias a realizar sencillas pociones y conjuros para curar y ayudar a la gente de la aldea, aunque el se empeñaba en que aprendieramos como se hacian las pociones, a nosotros nos gustaba mas probar los hechizos que encontrabamos en los viejos libros de la biblioteca, provocando algunos desastres en casa al convocar animales salvajes y otras criaturas incontrolables.

Casiopea ayudaba a sus padres en la granja, siempre habia tenido un don especial para los animales, y con solo susurrar unas palabras en su oido era capaz de calmar un caballo o un oso, ayudaba en la caza amansando a las piezas, les hacia comprender que su sacrificio no era inutil y que ayudaban a que la aldea tuviera alimentos.

Kunret entro en la guardia del castillo como aprendiz, limpiando las porquerizas y cuadras, aunque cada vez que podia paraba para ver como entrenaban los arqueros, sentia una gran atraccion hacia ellos, los mas habiles eran capazes incluso de hacertar el blanco cabalgando, se prometio llegar a ser el mejor arquero, y empezo a entrenar en sus pocos ratos libres.

Pero nuestra felicidad no duro mucho, tras años escuchando que en las tierras mas alejadas se estaba produciendo una gran guerra, comprobamos con horror que se estaba extendiendo por todo el continente. Cada vez era mas frecuente escuchar las historias de nuevas masacres y destruccion en pequeñas aldeas como la nuestra. Los pillajes y robos eran cada vez mas frecuentes en las granjas mas alejadas y la guardia apenas era capaz de vigilar las mas cercanas al castillo. Una noche nos despertamos sobresaltados por los ruidos y el movimiento en la aldea, se estaba recogiendo apresuradamente para poder ir al castillo y refugiarnos alli ante la inminencia de un ataque, corrimos a avisar a Casipoea y a su familia, pero al llegar vimos con horror que su granja era una de las atacadas y estaba siendo pasto de las llamas, por mas que gritamos su nombre no obtuvimos respuesta, encontramos los restos del caballo de Casipoea, pero ni rastro de nuestra amiga. Volviamos a la aldea para unirnos al resto y subir al castillo, cuando nos encontramos con una patrulla, o los restos de ella, apenas tres hombres heridos, entre ellos nuestro amigo Kunret, nos obligaron a quedarnos con ellos y no subir al castillo, por mas que gritamos por nuestro padre, ignoraron nuestros gritos diciendo que el castillo estaba perdido, que los asaltantes habian conseguido entrar por los antiguos pasadizos que daban a las catacumbas del castillo y no habia salvación posible para nadie del castillo.

Tras vagar varios dias por el bosque, escondiendonos, agotados de huir, caimos en una emboscada, Kunret intentaba mantenerlos a distancia con su arco, pero apenas tenia fuerzas ya y cada vez estaban mas cerca, hasta que de pronto, entre los arboles empezo a surgir un murmullo que iba convirtiendose en un retumbar, de entre los arboles surgieron dos osos negros que atacaron sin piedad a nuestros agresores, consiguieron hacerles huir, pero a un altisimo precio, los unicos supervivientes habiamos sido Kunret, mi hermano y yo. Estabamos agotados, hundidos, habiamos perdido nuestras familias, amigos, lo que hasta ayer habia sido una vida feliz y apacible habia desaparecido como si nunca hubiera existido, eran solo lejanos recuerdos, que dudabamos que hubieran sido realidad, cansados como estabamos no eramos capaces e movernos, y fuimos callendo un sueño, mas provocado por el cansancio que por la necesidad de dormir.

Tras esto solo tengo vagos recuerdos de lo que ocurrio, una niebla se apodero de mis sueños, o quizas fuese real, vi como del bosque surgio Casiopea seguida por los dos osos negros que nos habian ayudado, y se puso a curar las heridas de Kunret, que gemia y se revolvia, pero sin ser consciente de que era real lo que pasaba. Cada vez lo veia mas lejos, es como un sueño para mi, me sentia volar y veia lo que ocurria desde un arbol, pero no, no podia ser, siempre me habian dado miedo las alturas, estaba viendo algo que ocurria en otro sitio, yo no estaba alli, de pronto la oscuridad. Noto algo frio, es la humeda piedra, me levanto desconcertado, es la piedra de la cueva donde he pasado los ultimos 15 años, mi hogar, mi casa, otra vez esos sueños tan extraños, pero no pueden ser realidad, siempre he vivido solo, no recuerdo a mi familia, mi unica compañia han sido los dragones que viven en lo mas interno de la montaña, ellos me enseñaron que la magia esta dentro de nosotros, que solo hay que saber encontrarla.

He decidido bajar al final de los hielos, donde la tierra es fertil y viven otros como yo y otras razas, no se por que persiguen a los dragones, mis unicos amigos, todo lo que les es extraño e incomprensible les aterra y quieren acabar con ellos, bajare a sus tierras para que dejen descansar a los pocos que quedan, cada dia son menos y mas debiles.

He pasado tres meses de viaje, caminando por estas tierras extrañas, aprendiendo, observando, al final cansado he encontrado una casa en el bosque, solo pone SpS, he llamado pidiendo algo de comida, aunque no les sobra han compartido su cena onmigo y me han dejado un hueco al lado de su fuego, parecen buena gente , ............................ quizas me quede un tiempo con ellos.


Hasta aqui mi diario y mis recuerdos.

Fdo.: Ender el Mago

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS