€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Griffith W.Hawk

Msn: batusaielcarnicero@hotmail.com


Otros pjs:
Wachu Feimen y TonteriasPocas

Habilidades:
Griffith W.Hawk ( un gran guerrero con la espada ) Wachu Feimen ( el herrero ) TonteriasPocas ( un aprendiz de mago )
Esta es la historia de cómo llegue a ser ciudadano de Jhelom.

Rondaban tiempos difíciles, en los que los poblados se tornaban de oscuridad completa, no sabias en quien poder confiar, porque cada paso que dabas notabas cierta vigilancia sobre ti, debías caminar seguro ante todas las adversidades presentes y cubrirte las espaldas sin levantar sospecha alguna ya que tu vida podría peligrar en cualquier momento.
Los ciudadanos parecían seres sin alma, sin corazón y ni tan solo algo de dignidad, por los callejones solo se apreciaban cuerpos mutilados y putrefactos, grandes charcos de enrojecida sangre y diversos tipos de armas echas añicos. A juzgar por lo que veía en cada uno de los pueblos, esto había sido causado por un grupo de seres de corazón demoníaco sin remordimientos algunos, parecía ser que estaba persiguiendo a un grupo de seres monstruosos, no se podía dar lugar a lo que estaba pasando, solo bastaba con ver los rostros de cada uno de los habitantes, en ellos podía verse ese gran temor, todo lo que habían estado sufriendo a lo largo de todo este tiempo. Yo para ellos soy uno más al que temer, me miran como tal, esos ojos desconfiados y apagados... como si de una pesadilla se tratase.
Estaba claro que yo no podía soportar esto, ver a gente arruinada por seres que no merecen estar en vida, a aquellos que les gusta la muerte tanto como la riqueza, algo totalmente inaceptable. Ya bastante enojado de no poder hacer nada, decidí parar por un momento e interrogar a un pobre ciudadano con vida, él solo supo señalarme hacia donde cabalgaron aquellos seres demoníacos ya que era un pobre anciano al que le habían cortado la lengua, algo realmente doloroso...
Por eso, yo vivo por ellos y para ellos, sirvo a la ciudadanía para ejecutar el bien en cada uno de los momentos oportunos, utilizo mi saber de la espada para proteger sin duda a cada cual que necesite de mis servicios, no necesito pago alguno ya que puedo ganarme la vida obteniendo los restos de aquellos seres q no merecen vivir, a aquellos a los que yo denomino "demoníacos". Por eso ahora mismo me pondré rumbo al Sur, ya que fue lo último que aquel ya fallecido anciano me señaló.

Nada mas salir de aquel lugar tan estrepitoso un virotazo rozo mi hombro derecho, no sabia de donde provenía pero estaba seguro de que aquel despiste pudo costarme la vida, solo se podía divisar niebla y mas niebla desde la cual podrían suceder diversas cosas, un erróneo movimiento me permitió ver a aquella figura tan distorsionada q se escondía tras aquella esplendorosa niebla cuando de repente me volvió a disparar otro virotazo más el cual conseguí esquivar ya que supe desde donde provenía.
Solo tuve que esperar un segundo para que aquella persona de voz grave me dijese: -"tira tus armas y entonces te dejaré vivir, si no el próximo virotazo te arrastrara a lo mas profundo del abismo".
Al parecer no había fallado por error, lo había echo a propósito, entonces yo me pregunté una tras otra vez: "¿Porque no ha querido matarme si ha tenido la oportunidad?"
Cuando de repente aquel Hombre se dejó ver, estaba atentamente a mí y apuntándome por si hacia algún movimiento extraño, de hecho yo no tenía salida alguna, era un momento en el que podía acabar mi vida, pero para sorpresas aquella persona bajó su ballesta y me dijo:

-"Empuña tu arma y persigue a aquellos monstruos", no soy uno de "ellos, estoy aquí por lo mismo que tu".

Sorprendentemente era una persona con valor, se le veía con una gran fortaleza y vigor, y parecía manejar con destreza su ballesta. Le pregunté como se llamaba pero no quiso decírmelo, prefería estar en anonimato, así que emprendió camino hacia el sur sin decir palabra alguna, ni porqué estaba aquí ni q era lo que perseguía, no tardó en distorsionarse entre la niebla y acabé perdiéndole de vista. Alguien más aparte de yo estaba contra esos demoníacos seres, espero volverle a encontrar mas adelante, quizás tenga las respuestas que yo busco.

Minutos mas tarde me adentre entre la niebla, siguiendo el camino Sur que esta misma persona siguió, habían ciertos momentos que por la niebla era realmente dificultoso ver, no sabias por donde pisabas y ni tampoco si habría un precipicio un paso alante tuya, todo estaba por ver...

Tras varias horas de camino, a lo lejos empecé a divisar luces, como si de una ciudad se tratase, pero en el momento que estaba casi en aquellas esplendorosas luces, se escucharon espadas bailar, chocaban sin cesar, parecía librarse un combate a las cercanías... cuando de repente un grito alentador se escuchó... me resultó realmente familiar, ¿de quien podría ser esa voz? ahora mismo no lo recordaba, cuando decidí acercarme, vi a una gran figura riendo a carcajadas y ensangrentada por todo el cuerpo, él portaba un arma q brillaba en la oscuridad, parecía estar prendida en llamas, algo q yo nunca habría imaginado, pero lo peor no fue eso, sino el cuerpo que yacía en el suelo, no era nada mas ni nada menos que aquella persona que me perdonó la vida hace unas horas...
No... Él no podía ser... estaba decapitado y tenia grandes y profundos cortes en el pecho... esta maldita bestia... le a dado muerte...
No podía creérmelo, aquel tipo había sido derribado, esto iba a ser un combate duro, pero si quería borrar del mapa a un ser demoníaco tendría que acabar con su vida.
No tardé en desenfundar mi arma, este ser no dejaba de reírse, parecía como si yo le hiciese algún tipo de gracia... valerosamente le cargué y fue el primer momento de choque de armas, mi espada contra su gran hacha doble, resonaron como casi bailando la escena, su gran golpe me hizo retroceder ciertos pasos, realmente este monstruo tenia un gran poderío.
Tras volver a él, le conseguí evadir un golpe y aproveché para clavarle la espada en sus anchas costillas, su lentitud le hacia un ser más vulnerable, esto le quitaba mucha dureza ya que apenas tenia movilidad. Me sorprendí ya que mi espadazo casi ni le hizo inmutarse, me quedé fijo a su profunda herida, él sangraba sin parar cuando de repente se pude ver su herida cicatrizar realmente rápido... En ese momento me pregunte:"¿Que tipo de ser es este? Nunca había visto una regeneración tan rápida...la herida ya se le había cerrado, ¿que es lo q estaba ocurriendo?”
Me lancé contra él, con toda la rapidez que pude y le clavé la espada esta vez por el pecho, atravesando su corazón, por un momento nuestras miradas se cruzaron y él dejó de sonreír, acto seguido cayó derribado al suelo desangrándose en la escena. Me quedé por un momento a su lado, casi en el suelo debido a la agotante batalla que libramos, mi herida en el hombro empeoraba cada vez más, ese maldito virote, pareció estar en...ve...ne...na...do...caí al suelo rotundamente.

Al abrir los ojos, me encontré tumbado en una cama, tenia el hombro cicatrizado y una mujer yacía a mi lado, ya de primeras hablándome y preguntándome:

-¿Que tal te encuentras caballero?

-Bien. ¿Donde estoy? ¿Cuando tiempo llevo así?

Aquella mujer me respondió que me encontraba en Jhelom, llevaba casi 2 semanas reposando y que hasta ahora no habían notado cambio alguno en mi, tenia un veneno inyectado por una herida, de hecho yo aun me sentía mareado, pero después de todo...

-¿Que fue de aquel ser demoníaco que derrote?

-¿Ser demoníaco? ¿De que estas hablando caballero? Yo solo le vi a usted tirado en el suelo, desmayado ante tal herida, sobre un gran charco de sangre, junto a su amigo que ya descansa en paz...

-¿Le conocías?

-La verdad es que nunca le había visto...

Una vez mas mis respuestas se quedaban en vano... Todo mi equipaje estaba junto a mi, no había perdido nada, pero… ¿que ha sido de él? ahora yo soy el que debe defender estas tranquilas calles de aquellos asaltantes tan despiadados que existen, protegeré esta ciudad con toda mi vida si es necesario, y ante todo espero volver a encontrarme a ese terrorífico ser.

Ahora lo que me pregunto es: ¿Cual es mi lugar en este mundo? ¿Qué es lo que debo hacer?

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS