€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Heartsteel

Msn: HeartsteelSpS@hotmail.com
Mail: HeartsteelSpS@hotmail.com


Otros pjs:
heartsteel

Habilidades:
Un Poderoso Paladín
Muchas noches, en mi descanso nocturno he vuelto a aquel día. Era una mañana cálida de verano, demasiado cálida tal vez. Bajo un sol de justicia, entrenábamos para ser unos excelentes guerreros, protagonistas de heroicos poemas, entrechocando nuestras espadas, unas ramas de un cedro talladas torpemente. Tan solo era un chiquillo que en aquel juego vivía las aventuras de mi padre, soñando en, algún día, convertirme en un justo caballero como él.................... “Yo me disponía a atravesar con mi poderosa lanza a un dragón de escamas doradas que tenía aterrorizada a la población cuando escuché una voz en mi mente.

- No cometais una estupidez, pues la única maldad que hay en este dragón es la del hechizo que me ata a esta forma.

- ¿Quién sois?¿Quién ha hablado? – pregunté extrañado, casi con una nota de temor en la voz, perdido todo mi ímpetu de ataque. - ¿qué hechizo es este?

- El hechizo que condenó a mi curiosidad se encierra en aquel libro abierto, tan sólo cerrar el flujo de magia me devolverá a mi forma natural.

Siempre había luchado contra los dragones, pero algo en mi corazón me dijo que debía fiarme de aquella voz, asi que sin entender muy bien el significado de sus palabras me acerqué al libro y lo cerré. Una descarga de energía similar a un rayo me dejo inconsciente….”

- Ahhh – frotándome mi dolorida cabeza me levanté del suelo. Estaba solo, mi amigo se había ido. Todavía algo confuso oía gritos a mi alrededor, sin entender su significado.

- Heart, hijo, corre al bosque, corre por tu vida - mi madre con cara de preocupación gritaba desde la puerta de casa.

Entonces corrí…
Tras de mí, las llamas consumían el poblado, donde antes estaba mi hogar, solo había cenizas y humo negro… Las fuerzas de la oscuridad nos habían atacado.

Durante varios días estuve escapando de aquel desastre, intentando sobrevivir con los conocimientos que mi padre me había inculcado, ocultándome entre la maleza y malcomiendo aquello que sabía que era comestible… pero aun así se me estaban agotando las fuerzas. Cuando estaba a punto de rendirme, arrastrándome mas que andando y casi inconsciente, aparecí en un claro, con un pequeño lago. Cosa extraña, en aquel lugar me sentí tranquilo por primera vez desde mi huida, bebí un poco de agua y por fin pude conciliar el sueño.

A la mañana siguiente me sentí prácticamente recuperado, observe el lago… y comprendí de verdad que aquel era un sitio especial, todo el lugar irradiaba paz, panteras bebían agua junto a venados, no había ningún signo de hostilidad, estaba muerto de hambre, pero fui incapaz de intentar atrapar a un pobre conejito, así que volví a beber agua… y quede saciado.

A la noche ocurrió otro suceso extraño, soñé, pero no con la tragedia de mi pueblo, sino con mi padre, muerto tiempo atrás. En aquel sueño mi padre me habló:

- Hijo, es el momento de seguir con tus enseñanzas, debes sobrevivir, obsérvame.- y comenzó a ejecutar movimientos con su espada.

Al amanecer tenia perfectamente grabados en mi mente todos sus movimientos, me acerqué al lago para lavarme y despejarme y un reflejo me llamó la atención, en el fondo del agua había una espada, ¡¡¡una espada!!!. La tomé, y la observé, en la hoja de acero, había grabado un corazón. ¡Era perfecta! una extensión más de mi propio brazo.

Sin perder más tiempo empecé a repetir los movimientos que había ejecutado mi padre en mi sueño, al principio torpemente, pero enseguida fueron mejorando.

Cada noche mi padre volvía a mi sueño y me enseñaba nuevas combinaciones de golpes, y por el día los practicaba, así durante… no lo se, perdí la noción del tiempo.

Una noche mi padre no se hizo presente en mis sueños, pero apareció una criatura de sobrenatural belleza, rodeada de un aura de honor, amistad y bondad. Era un burro dorado, fijó su mirada en mí y me habló.

- Tu padre ya no puede enseñarte más, es hora de que te pongas en camino, debes ir a Brit y buscar a los caballeros que me son fieles y leales, busca a los SpS. No… no te entristezcas, no estarás solo en el camino hacia Brit, nos volveremos a ver…


- ¿ Tato?... ¿tato?.. ¡Tatoooooo¡

- Mmmm.. dejame dormir un ratito más Akara… ¡¡¡¡¡¡¡¡AKARAAA!!!!!!!

¡Era mi hermana!, ¡la que había dado por perdida, aquel desgraciado día!... pero… miré a mi alrededor… ¿el lago?, ¿el pequeño claro? Miré a mi hermana, vi que había madurado, sus ojos reflejaban sabiduría, ya no era una niña…

-Akara, debemos ir a Brit en busca de los honorables caballeros SpS, por el camino ya hablaremos de lo que nos ha pasado durante este tiempo-.

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS