€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Gaspar

Msn: gaspar_67@hotmail.com



Habilidades:
Valiente Guerrero
El ultimo guerrero

Vivía en Dernas, un pequeño pueblo donde toda la gente es humilde y se ayuda mutuamente, este lugar estaba formado por 3 pequeñas islas donde toda la gente trabajaba en paz y armonía.....no existían los guerreros ni las armas, pero un día toda la historia cambio. Los caballeros de Lord Zagurak atacaron nuestro pueblo, todos murieron, menos mi padre y yo, solo tenia 7 años, peor sin dudarlo en ese momento empuñe una espada de un guerrero muerto en combate, pero aterrado por los 5 enemigos parados frente a mi me paralicé y deje caer el arma, mi padre se atravesó entre las lanzas y mazas de esos guerreros perdiendo su vida por mi. En ese momento la ira me domino, volví a empuñar la espada y de un solo golpe los guerreros cayeron, su sangre marco todo mi cuerpo, desde ese momento me jure a mi mismo que no descansaría hasta ver la cara del líder de este ataque, Lord Zagurak no se saldría con la suya, esa noche lo único que podía ver era los cuerpos de mis amigos muertos, lo único que podía oler era la repugnante sangre de los cuerpos caídos, lo único que oía eran gritos de personas sufriendo, pidiendo ayuda al único sobreviviente del pueblo, lo único que podía sentir era odio hacia los invasores, tome con mucha fuerza la espada, y sin pensarlo salí en búsqueda de todos los enemigos, cuando por fin los encontré retirándose del pueblo en llamas no pensé en atacarlos, sin importar la cantidad de soldados que eran lo único que recuerdo de ese momento antes de desfallecer fue un conjunto de voces diciendo.
-¡Deteneos guerreros del mal y nadie saldrá lastimado!- Exclamo un extraño-
-¡Jajajajaja!- Dijo un soldado con voz irónica-
-¿¡Que puede hacer un simple hombre contra todos nosotros!?- Exclamaron todos los soldados-
-KAL VAS FLAM!- Grito el extraño-
Luego de eso una explosión fue lo último que recuerdo.
Al amanecer mi fiel caballo estaba esperándome despierto, me pareció raro verla aun con vida, pero me alegro mucho ver a mi única amiga de la vida con vida, se llamaba Esmeralda y era una mustang color rojizo.
Sin darme cuenta el odio empezó al invadirme otra vez cuando vi. mi pueblo quemado, no ver a nadie con vida, y el hermoso bosque que lo rodeaba quemado.
Cuando cayo el sol, partí con Esmeralda hacia el sur, luego de 3 días de galopar incansablemente llegamos a una ciudad, donde con las riquezas que pude recuperar de mi padre compre un armamento para la gran batalla contra Zagurak.
El rey de esa ciudad al verme entrenando me pidió que ingresara en su ejército, le pregunte con que motivo y el respondió:
-Para ayudarte en tu venganza- Dijo el-
-¿En que venganza?- Le pregunte-
-Contra Lord Zagurak- Me respondió-
-¿Como sabe?- Le pregunte-
-Un profeta me dijo que este día llegaría y tu eres el único capaz de equilibrar la justicia con el mal, este mundo esta corrompido por el odio y la muerte, tu eres el único capaz de cambiarlo- Me respondió-
Sin dudarlo acepte la oferta que me dio, esta trataba de ayudarme a entrenar con los mejores de su guerrero para estar preparado para la gran batalla.
Esa noche era el único en pie, después de un día de duro entrenamiento mis maestros me recomendaron que me tomara las cosas con calma, que no me apresurara para ser el mejor, pero no logre comprender lo que querían decir, solo pensaba en ser mas fuerte para vencer a Zagurak.
Luego de 5 semanas se me dio el cargo de líder de un ejército de 10000 hombres. Con ellos partimos hacia el norte, en las tierras donde el calor del fuego mataría a todo ser viviente, a las tierras del mal, a las tierras de Lord Zagurak para el gran final, había esperado toda mi vida para este momento, 10000 hombres fueron a la batalla, era la mitad del ejercito de mi nueva ciudad, pero solo volvimos un pequeño grupo que como máximo integraba 30 personas con vida. A este grupo siempre fue reconocido los SpS, la elite de los guerreros del bien, integrado por magos y guerreros.
Esa batalla nunca la olvidare, no logramos nada, todos mis hombres murieron sin lograr nada, fue un acto suicida, luchamos contra 1000000 de enemigos y sin pensar que no era todo lo que existía del mal. Todavía no entiendo como escapamos. A la caída del sol, los pocos sobrevivientes nos juntamos en la posada para conocernos mejor, fue una noche donde todos recordamos las caras de nuestros amigos. Esa noche ingrese en este grupo selecto, pero esto duro poco, a los 3 días de esta batalla, nos fue encargado el mando del ataque que definiría todo, entre todos los pueblo y ciudades juntamos aproximadamente 1500000 hombres. Esto decidiría la caída del bien o del mal.
Luchamos con todas nuestras fuerzas, pero ellos seguían siendo mas, las tropas caían sin parar, durante la batalla volví a recordar por que estaba ahí, solo me importaba la vida para matar a mi peor enemigo, después de matarlo podría morir contento, seria el único momento de mi vida capaz de darme alegría de nuevo. Fue algo raro, corrí directo en dirección del cuarto principal del rey, no se como llegue ileso, ni un dios podría detenerme en ese momento. Al fin lo vi .Necesitaba ver su rostro, pero un yelmo no dejaba que la luz me la muestre.
-LORD ZAGURAK!- Grite con todo el odio que quedaba en mi corazón.
Inicio la batalla, el cargaba una maza del tamaño de mi cuerpo, poseía una fuerza sobre humana, la podía mover como si fuera parte de su cuerpo, no me importo, inicie con el primer ataque, pero no logre llegar a su cuerpo, y en ese momento lanzo su enorme maza sobre mi, me tire hacia mi izquierda, la maza hizo un gran cráter en el suelo, cuando fui a atacarlo me di cuenta que mi espada estaba destrozada entre el piso y la maza, saque mi daga, aproveche el momento para atacarlo, pero la daga no logro atravesar la armadura, esta era muy gruesa, la daga nunca podría atravesarla, mis esperanzas se habían acabado, pero encontré una pequeña conexión de la armadura que parecía frágil, solo debía resistir hasta que se me de otra vez una oportunidad.
-Muéstrame tu cara Zagurak- Grite-
-Aquí me tienes- Me dijo-
Se saco el enorme yelmo, sus ojos brillaban en un tono rojo y mostraba una cara de odio hacia todo ser vivo. Saco dos espadas y comenzó a atacarme, despedazo toda mi armadura, mi sangre manchaba el piso, las espadas se clavaron en el piso, encontré tal vez el único momento para matarlo tome una espada del suelo y atravesó garganta, su sangre brotaba como un río, mi cara manchada de sangre de todos los muertos por mi espada mostró al fin felicidad, me sentí tranquilo, en su último suspiro Zagurak atravesó su arma en mi pecho. Apareció kender frente a mis ojos, el era el líder del grupo SpS.
Antes de desfallecer logre susurrar con mi último aliento en la cara de mi enemigo muerto en el piso.
-Jure que te mataría por mis amigos...-
Luego de unos días sin poder despertar, me desperté y me estaban esperando para otra batalla contra el imperio del mal, en ese momento me di cuenta que esto nunca acabaría pero lo único que podía hacer era luchar para proteger a mis seres queridos hasta que pierda la vida, lucharía representando a mi pueblo desaparecido, lucharía siendo el ultimo guerrero de Dernas...


No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS