€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Korsone

Msn: DcDoom@hotmail.com
Mail: DcDoom@hotmail.com


Otros pjs:
Beld, Wagnar

Habilidades:
Un Sabio druida del bosque
Desde tiempos inmemoriales, los druidas de la luz y de la sombra han cuidado de que el equilibrio del bien y el mal se mantuviera en toda Sosaria. Pero con el paso de los siglos, los druidas de la luz se fueron apartando del lado místico de la naturaleza, convirtiéndose en monjes y eruditos estudiosos de los animales y las plantas. Solo la orden de la sombra permaneció activa, pero en secreto. Se les distinguía por tomar decisiones radicales y algo drásticas. Si en algun momento era necesario empuñar las armas para reponer el equilibrio, combatían con todas sus fuerzas, si había una tribu de orcos que amenazaba una aldea y por supuesto el equilibrio, eran eliminados sin piedad. En cambio sus hermanos jamas resolvían los problemas con métodos violentos, por lo que los druidas de la sombra los consideraban débiles e indignos. Y Korsone es uno de los últimos druidas de la Sombra que andan por Britania...

En la ruidosa taberna de Jhelom, en la que los guerreros y habitantes de la ciudad desahogan sus penas y festejan sus alegrías, se encuentra justo al fondo, con una gran osa Grizzly a sus pies que aparentemente dormita, el druida Korsone, que saborea lentamente una jarra de cerveza. Ajeno a todo su entorno, se lleva la mano a la barbilla, y pierde su mirada en algun punto de la estancia. Poco a poco comienza a dejarse llevar por sus pensamientos. Recuerda cuando comenzó su peregrinaje hace ya mucho tiempo por Britania y el día que se dio cuenta que todo comenzaba a cambiar...

Aquella mañana intuí algo, los pájaros no cantaban, las bestias del bosque habían desaparecido y aunque era primavera, aquel día hacia un frío invernal. Me dirigía a mi cabaña cuando me encontré con Lhindasa, una joven aprendiz de druida, de trenzas castañas, y tez morena, hermosa como un atardecer de verano.
-Anímate Korsone, puede que todo esto se deba a un cambio planetario - dijo Lhindasa con una sonrisa forzada.
-No Lhindasa, esta ocurriendo algo terrible. Percibo el temor de los animales... y luego ese olor a muerte que viene del bosque, no lo sientes?.- dije
Lhindasa asintió preocupada:
-Venía a avisarte de que el Archidruida a convocado una reunión – exclamo.
De alguna forma me esperaba aquello, y algo me decía que se confirmarían mis temores:
-Vamos! - dije en voz alta.
El anciano Archidruida estaba sentado sobre una piedra blanca y a su alrededor esperaban todos mis "hermanos", a que comenzara la reunión. Al verme hizo un gesto con la mano y comenzó a hablar:
-Hermanos, lo que mas temíamos a sucedido. El portal al infierno a sido abierto. Ha llegado el momento de tomar decisiones importantes. - murmuro el anciano con su voz apagada.
Los druidas no caían en su asombro, hablando entre ellos con palabras como "el fin del mundo" o "castigo eterno". Entonces el Archidruida continuo hablando:
-Silencio!! - Grito con una voz impropia de un anciano de su edad - Despertareis a todos los demonios con vuestros temores. Habra que decidir que hacer si el equilibrio esta verdaderamente amenazado. Pero antes, debemos averiguar si las fuerzas del Orden son lo suficientemente poderosas para afrontar el peligro que les acecha.

Al terminar la reunion se decidio que algunos druidas explorarían Sosaria, y trasmitirían la información recogida al Concilio. Yo fui uno de los elegidos, y parti inmediatamente. Al avanzar por los bosques de Yew observe que en apariencia todo continuaba igual que siempre, si no fuera por aquel silencio sepulcral, que hacia que me extremeciera. Pero al irme hacercando a Britania, las predicciones que habia anunciado el anciano se presentaron con mayor rapidez de lo esperado, los habitantes hablaban de asesinos que campaban a sus anchas en las afueras de los pueblos y ciudades, asesinando cruelmente a todo aquel que se aventuraba fuera de ellas, de caballeros con honor que se habían transformado en psicópatas sin alma sedientos de sangre, y de horribles criaturas que vagaban por los cementerios. A través de mis amigos, los animales, fui notificando mis descubrimientos, pero un dia se me informo que yo era el único druida con vida de todos los que partieron, dándome ordenes de volver. Aquello solo podia significar una cosa, el Concilio habia desestimado intervenir en la lucha que mantenia Britania contra el mal. Entonces desobedecí... Por que?... vi un peligro mayor en lo que ocurría? No podia seguir impasible mientras inocentes morian...? No lo se. Lo unico que se, es que fui desterrado. Las leyes de mi gente son muy severas.

Sabia que yo solo no podria hacer nada, pero tampoco podia volver a Yew. Ahora mi destino ya no estaba con los mios, debia unirme a alguna faccion con ideales puros que combatiera el mal en toda su extension. No era algo facil de encontrar, la corrupcion ,el odio y la avaricia habian llegado a Britania como la peste, contagiando a sus ciudadanos como si de una enfermedad se tratase. Pero todabia habia esperanza, habia muchos Caballeros de corazon Noble que no habian sucumbido al mal. Por lo cual seguire adelante sin descanso, buscando ese lugar en el cual debo estar, y todo el mundo cambiara; ya esta cambiando... Pero mis ideales seguiran firmes, aun en contra de mi religion, aun al pensar que nunca hubiera debido ser un druida... Pero yo lo elegi con plena conciencia.

En ese momento Korsone sale de sus pensamientos al oir el gruñido de "Ursha" su osa Grizzly, levanta la vista y ve como un caballero con capa azul, con unas siglas en sus ropas “SPS”, da un formidable puñetazo a un ladron que estaba intentando robar a una joven arquera. Todos agradecen al hombre tal hazaña, el cual se excusa con educacion y se marcha. Korsone lo observa por un momento y se queda pensativo:
-... puede que mi busqueda haya llegado a su fin. A partir de ahora comenzare a escribir mi propio destino.

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS