€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
GolfoMAD

Msn: golfomad86@hotmail.com


Otros pjs:
Khalid

Habilidades:
Un Explendido Guerrero.
Nada se movía en el interior de los muros de Delucia. Desde lejos, los tejados de paja de las casas y las columnas de humo de las chimeneas eran extremadamente tentadoras para los viajeros que habían recorrido un largo camino. Golfo de Valois sabía la verdad. Había vivido durante catorce años en el interior de sus muros. Ahora, en lo alto de una colina situada mucho más lejos de lo que nunca había llegado, y con dos terribles cicatrices en su cara producidos por el ataque de un lobo rabioso durante el ataque de su ciudad, se sentó, y observo como los cuervos daban vueltas alrededor de su casa; la casa que había perdido cuando la plaga había llegado y se había llevado la vida de todos sus habitantes, con la excepción de la suya.

No sabía que hacer, excepto recorrer el país en busca de un lugar donde pudiera vivir y trabajar. Por tanto, me puse en marcha sin mirar hacia atrás, encaminándome hacia donde mi padre me había dicho que se encontraba el castillo de Lord British. Cinco días después, hambriento y agotado, llegué a las fuertemente fortificadas puertas del castillo y me detuve, suplicando a los guardianes de la puerta que me dejaran entrar.

“¿De donde vienes chico?”- preguntó uno de los guardias. Al oir el nombre de Delucia , los tres guardias se apartaron inmediatamente, retirándose más allá del rastrillo bajado para alejarse de mi.

“No puedes entrar chico. Hemos recibido noticias de que Delucia está infestada por la plaga. ¡Aléjate de aquí o sufrirás la ira del Rey!”

Mis súplicas de clemencia no fueron atendidas, hasta que finalmente los guardias se enfurecieron, y tuve que alejarme de ellos temiendo por mi vida. Corrí hasta que mis piernas no pudieron sostenerme más, caí al suelo, quedando profundamente dormido.

Al despertar vi que me encontraba junto a un lago envuelto en la niebla, situado en el interior de lo que parecía un viejo bosque, a juzgar por los viejos y rugosos árboles que había a su alrededor, y al lado de una inmensa torre de piedra de cuyas dimensiones jamás había visto en Delucia. Necesité de todas las fuerzas que me quedaban para arrastrarme hasta el borde del lago y beber un poco de las cristalinas aguas con mis manos. Después de saciar mi sed, simplemente me senté con la cabeza gacha, demasiado débil para moverme, dejando que mis reprimidas lágrimas cayeran silenciosamente al lago. Levanté la cara y miré el lago; todas mis esperanzas se habían desvanecido de mi llorosa cara.- “Tendría que haber muerto con el resto de los míos”- susurré.

“Tengo otros planes para ti, hijo mío,”- dijo una voz dulce y melodiosa. Asustado, miré a mi alrededor, pero sólo pude ver las ondas que se formaban alrededor de un punto situado aproximadamente en medio del lago, como si algo muy grande hubiera atravesado la superficie del agua. Lo más extraño era la extraña sensación de bienestar que inundaba mi cuerpo, mientras me olvidaba de todo su cansancio y de su hambre. Sin saber por qué, me levanté y empezé a salir del frondoso Bosque de Trinsic y regresar a las tierras de Britain, y sin darse cuenta de la figura que me observaba desde lejos.

“Sheera sonrió para sí misma mientras veía como Golfo se perdía en la distancia. “Ve mi pequeño. Ve y busca entre las gentes de Brit a los SpS, diles que vas de mi parte y te ayudarán, estoy segura…”

Aún con esas palabras resonando en mi cabeza llegué a Brit, con la única intención de encontrar a algún miembro de tan curiosa organización, no sé bien todavía porque lo hice pero después de una larga búsqueda por la tabernas de la ciudad, me encontré con un caballero con una reluciente armadura, llamado Drako, que decía pertenecer a los SpS.

“Disculpe caballero, mi nombre es Golfo de Valois una señora me dijo que buscase a los SpS sabe usted donde puedo encontrarlos?- Claro muchacho, así que eres tu el enviado por la Señora, acompañe….”

El hombre me llevó en su flamante caballo a una posada cercana y después de contarle mi historia y lo que me había ocurrido con aquella misteriosa señora, gustosamente accedió a llevarme a la sede de su clan. Una vez allí, me presentó a su Rey un anciano mago llamado Kender y algunos de los miembros del clan, ChemaBrown, Riur Retnuh, Beldevu, Fausma, y más gente que supieron acogerme en tan glorioso clan, que quien hubiese imaginado, llegarían a ser mi familia…

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS