€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Isthar

Msn: ishtar1976@hotmail.com


Otros pjs:
Ishtar II (Artesana y Cartógrafa)

Habilidades:
Valiente Guerrera y Gran Artesana
Ishtar, ese fue el nombre que mi padre Maldred eligió para mi. Aun no se porque le sigo llamando padre, ojalá no lo hubiera sido, eso marcó mi vida. A partir de ahora lo llamaré por su nombre.

El duque Maldred era un hombre guapo, alto y de porte noble. Su belleza era tan extraordinaria que podía hacer que la mujer mas maravillosa perdiera el habla ante él.
Seguramente alguna de esas mujeres fue mi madre, Maldred sólo me dijo que murió cuando yo nací y nunca me habló de ella.

Vivíamos en Vesper. Los viajeros aseguraban que era una de las ciudades más espléndidas del reino. Sus habitantes eran felices, yo no tanto. Crecí rodeada de lujos y riquezas pero sin el más mínimo signo de amor por parte de mi padre.

Pero como sucede con una copa dorada fabricada por un mal artesano, el resplandeciente exterior de Vesper ocultaba un interior corrompido. La prosperidad del puerto no era debida al trabajo duro y honesto de sus habitantes, sino que era alimentado por las malas artes y los corruptos negocios del duque Maldred y su inseparable socio Malfreur. Durante el día, las calles de la ciudad hervían con la actividad normal de un puerto importante, pero en cuanto caía la noche, los habitantes de Vesper tenían la curiosa costumbre de encerrarse en sus casas. Durante la noche, los únicos seres vivos que vagaban por las oscuras calles de la ciudad eran las manadas de ratas y las tripulaciones de las naves que llegaban de noche. Envueltos en sus capas y con capuchas cubriéndoles la cara, estos silenciosos forasteros transportaban misteriosos bultos entre los almacenes del muelle y sus barcos de velas negras.

Estos misteriosos bultos eran las armas que Maldred y Malfreur se encargaban de distribuir a los asesinos de los caminos y a las fuerzas del Chaos, enemigas de nuestro pueblo, a cambio de grandes sumas de dinero. Este dinero era utilizado para cerrar la boca de la mayoría de los habitantes de Vesper que sabían lo que ocurría.

Cuando descubrí todo esto, ya era demasiado tarde. Me ví envuelta en algo que me sobrepasaba en lo que no tenía nada que ver, sólo sabía que era la hija de uno de los seres más despreciables que habitaban nuestro reino, y que todas aquellas personas con las que convivía día a día, no eran más que cobardes sin honor a los que sólo les movía el dinero.

Cuando la traición de Maldred y Malfreur fue descubierta por Lord British y sus Caballeros, su muerte y la muerte de Vesper fueron ya solo cuestión de tiempo. Entonces temí por mi propia vida.

Aún recuerdo aquella fría mañana de primavera. A medida que el sol ascendía lentamente por el horizonte, su luz rojiza iluminaba las calles de la ciudad, de forma que estas parecían manchadas de sangre.

Con Lord British en cabeza, un grupo de Caballeros del Order se aventuró al interior de la ciudad, con el fin de acabar con Maldred, Malfreur y los corruptos habitantes de Vesper.

Lo que pasó a continuación es difícil de describir. Monté mi fiel mustang que tantas veces me había acompañado traté de huir lo más rápido que pude. Sabía que siendo hija de Maldred nada podría salvarme. Por doquier había cadáveres de hombres y mujeres, sólo los niños eran respetados. Corrí y corrí como nunca lo había hecho presa del pánico y consciente de que mi inocencia sería difícil de demostrar.

Durante días vagué por los bosques, donde a la fuerza, aprendí las primeras nociones de la lucha con espada debido a los ataques de los lobos y osos. Su carne sirvió para alimentarme y su piel para abrigarme, pero no podría seguir así por mucho tiempo. A menudo divisaba asesinos por los caminos, de los que por suerte lograba esconderme.

Llegó el día que decidí enfrentarme a mi destino y me dirigí a Brit, la ciudad donde habitaba Lord British y gran parte de sus caballeros, dispuesta a demostrar mi inocencia.

Lo que encontré en Brit cambió mi desgraciada vida por completo. Unos amables caballeros de un clan llamado SpS me abrieron las puertas de su casa. Confiaron en mi y me enseñaron todo lo necesario para poder defenderme de mis enemigos. Debido a nuestras luchas contra los asesinos, pude demostrar a Lord British que no era como mi "padre" y que lucharía por defenderle, siempre que me necesitara.

Ahora formo parte del glorioso clan SpS de caballeros y magos, gracias a ellos aprendí algo que no había conocido en todos mis años en Vesper, aprendí lo que es confiar en los demás, tener cariño a alguien, incluso conocí al amor de mi vida.

Por todo esto siempre lucharé a su lado, porque son mi única familia.


Ishtar(SpS)

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS