€""
InicioMiembroDetalles del miembro elegido
Crox

Msn: damiar@hotmail.com
Mail: damiar@hotmail.com


Otros pjs:
Jindalae el mago y Petoso II el artesano

Habilidades:
Incansable seguidor de las virtudes, fiel siempre a sus principios
Hace mucho que llegué a la ciudad de Britannia, ansioso por descubrir un mundo nuevo lleno de héroes. En mis primeros recorridos por la ciudad intenté mantener una mínima charla con los comerciantes, para hacerme con sus costumbres e ideas, gente extraña...

Al poco adquirí mis primeras armas y decidí hacer mi primera incursión al cementerio de Britannia, lugar oscuro y tenebroso para mí, que apenas podía sostener la espada. No tenía idea de donde conseguir vendajes para mis heridas, así que utilizaba los conjuros básicos aprendidos durante mi infancia para sanarme.
Allí conocí a varias personas, que me enseñaron a montar caballos. Ya podía darle batalla a las pequeñas bestias que habitaban el lugar.

Poco después conocí al que seria mi primer compañero de viajes, con el cual conocí una pequeña parte del mundo. Él me hizo conocer a Dark Pro, uno de los más famosos artesanos que tal vez hayan pisado este mundo, quien me ofreció gratuitamente un lugar tranquilo donde vivir, en una lejana isla perdida en los mares del mundo. A mi hogar solo podía llegar mediante el uso de las artes arcanas, por lo que me lo pensaba dos veces antes de salir de él.

Todo transcurrió con tranquilidad hasta cierto día... Había pasado mucho tiempo entrenando duramente con mi compañero. Incluso me podía enfrentar a los lagartos gigantes que habitaban nuestra isla. Dark Pro me había forjado muchas armas y armaduras para entrenar. Me sentía lleno de ganas de explorar el mundo... y eso hice.

Pasó el tiempo, mi antiguo compañero desapareció sin avisar, ni una nota, un mensaje, nada. Viajé a Britannia para tratar de encontrarlo pero no tuve éxito. Fue allí cuando me encontré con Feanor, un antiguo amigo que acaba de llegar a este lugar. Lo invité a mi casa y le presenté a Dark Pro quien lo recibió gustosamente.
Pasamos algún tiempo en la isla, conociendo, investigando, estudiando y entrenando.

Tiempo después nos enteramos de una guerra que llevaba años fraguándose en el exterior. Mi antiguo compañero me había mencionado algo, pero no le entendí en aquel momento. Dos bandos que se odiaban, pero que tenían un enemigo en común, se enfrentaban diariamente en todas las ciudades de este mundo. Unos defendían la Corona y otros intentaban derrocarla.

Feanor y yo partimos para recorrer el mundo. Pasamos por la mayoría de las ciudades, cruzamos bosques, ríos y pantanos. Más de una vez tuvimos que huir de asesinos que acechaban en los árboles. Utilizábamos los mágicos portales lunares, los cuales nos transportaban a otros lugares del mundo dependiendo de la fase lunar....

Y mediante estos portales llegamos a la ciudad de Jhelom, un lugar ideal para nosotros, una ciudad tranquila, con un buen lugar para entrenar y gente muy amable. Vivimos allí durante mucho tiempo.

Allí conocí a un grupo de personas que se hacía llamar “SpS”, me hice compañero de ellos en sus viajes y los ayudaba en lo poco que podía. También conocí a William I, que pertenecía a la Orden Real de Caballeros, bienhechores al servicio del Rey. Conocer a Willian me motivó a interesarme más por la historia de este soberano.
Poco después decidí pertenecer al bando del Orden e ingresé en la Orden Real de Caballeros, juré defender a Lord British, Rey de Britannia.

Estar al servicio de Lord British, con su estandarte tallado en mi escudo me hizo conocer a muchas personas con mis mismos ideales. Volví a viajar y tomé cariño a la bella ciudad de Trinsic, pero Jhelom era mi hogar. Era un placer cabalgar junto a todos los demás caballeros y defender el estandarte Order. Eran épocas gloriosas.

Recuerdo cuando Trinsic cayó por vez primera, todas las ciudades cayeron bajo el control de los Caóticos, todas menos una. Caballeros SpS y yo evitamos la caída de Jhelom.
Pero tras la caída llega la luz y poco después, todas las ciudades volvían al control del Orden. La Alianza del Order se fortalecía mientras que los rebeldes Caóticos se debilitaban a cada minuto....

Toda gloria acaba muriendo y recuerdo los días que marcaron el final de nuestras glorias. Los antiguos ejércitos de ambos bandos habían sido reducidos a una elite, lo cual generó discordia y provocó envidia por parte de los que habían quedado afuera. Yo pertenecí a esa “elite” y vi como todo el gran trabajo que habían hecho los antiguos caballeros del Orden se derrumbaba. El mundo casi se sumió en la anarquía.

Igualmente recuerdo los momentos posteriores, vi como los ejércitos se fortalecieron y volvieron a cabalgar. Pero mi antigua Orden se había disuelto. La muerte de nuestro líder William I y otros caballeros había provocado nuestra separación. Solo quedaban los recuerdos de algo grandioso.

Triste fue el día en que me enteré de que mi compañero, Feanor, se había convertido en un ser Caótico. Me encontré solo cabalgando por los bosques y agujeros de este mundo. Creí que ya no me quedaba mucho por hacer aquí...

Pero recordé a mis antiguos amigos, los SpS, y decidí pasar por su hogar solo para saludarlos. Poco después era uno mas entre ellos. Me sentí muy cómodo. Estaba en mi hogar.

Muchos son los años que he vivido... más ahora... Un nuevo día se acerca…

No recuerdo muy bien lo que ocurrio al entrar en Sosaria, por lo que no puedo describirlo,
pero de repente me encontre en un callejon oscuro, solo, y perdido. Llevaba un
pequeño zurron con un poco de comida y una espada como equipaje.. buscaba a los SpS